Conversación con la doctora Guadalupe Zárate Miguel, coordinadora del Centro Queretano de la Imagen.

Updated: Mar 3, 2019


Como coordinadora del Centro Queretano de la Imagen, la doctora Zárate tiene contacto directo con artistas y fotógrafos. En esta reciente conversación, nos habla de cómo fomentar una relación con el CQI y cómo presentar tu trabajo para ser considerado para futuras exposiciones.



Dra. Guadalupe Zárate Miguel, coodinadora del Centro Queretano de la Imagen © Carolina Fuentes


Carolina Fuentes: Para comenzar, ¿Puede darme un panorama general de cómo llegó al Centro Queretano de la Imagen?


Guadalupe Zárate: Pues es una historia muy bonita, que se inició por lo menos dos décadas atrás. El proceso de investigación de la cultura queretana, me llevó a descubrir a las fotografías como un importante documento histórico. A partir de reconocer la riqueza de las imágenes fotográficas, me surgió la inquietud de reunirlas y ahí es donde me di cuenta de que en Querétaro faltaba una institución que se especializara en la fotografía. Y desde entonces empecé a proponer a uno y otro funcionario ó gobierno que llegaba, en fin, que se hiciera algo para conservar las fotografías queretanas. Y, en un inicio fue difícil romper esta idea de que esas instituciones son únicamente para fotografías antiguas. Realmente el trabajo de mayor convencimiento, es que es importante conservar las fotografías que se están produciendo en nuestros días también.


Carolina Fuentes: ¿Qué se quiere comunicar a través del Centro Queretano de la Imagen? ¿Cuál es el enfoque y visión?


Guadalupe Zárate: He de decir que al plantear esta institución abrí mis horizontes. Yo soy historiadora de la cultura y de la sociedad, no soy historiadora del arte, por lo tanto, al acercarme a estas producciones artísticas, siempre mi mirada es desde su significado, desde su contenido, ¿qué dicen de nuestros días?, ¿qué dicen de nuestra sociedad?, ¿por qué es diferente la foto de un mexicano, de un queretano, de un japonés, de un finlandés? Entonces, realmente eso también abrió mis perspectivas a qué debería de ser una institución. Esta institución, aprender de lo que ya hay en las fototecas, más lo que se está innovando en instituciones dedicadas a la fotografía, tenía que ser un lugar en donde primero se privilegiara la investigación, la conservación y como derivado de estas dos acciones, la difusión de la fotografía.

Y la idea es exponer tanto acervos de finales del siglo XIX y del siglo XX, como lo que están produciendo hoy en día los fotógrafos queretanos y si se puede, también fotógrafos que vengan de fuera. Incluso, tenemos ahora la exposición de un francés y esto si es importante, porque, una institución cultural en nuestros días no puede ser tan limitada en términos de conceptos, como de procedencia de la fotografía.


Carolina Fuentes: ¿Qué es lo que más disfruta de dirigir el Centro Queretano de la Imagen? ¿Qué es lo más satisfactorio de estar aquí?


Guadalupe Zárate: Es un privilegio ser pionera en muchas cosas relacionadas con la fotografía. He conocido autores que son una maravilla.

Por decirte, conocer a un señor que se llama Manuel de la Llata, él nunca se puso el título de fotógrafo profesional, aunque obtuvo premios en concursos de fotografía, pero que fue un hombre que tuvo una cámara en sus manos desde adolescente y murió a los 103 años. Ese hombre hizo un diario visual. Y ver esas más de cuatro mil imágenes y empezar a trabajar con ellas con Analí Nuñez, en simplemente en conocerlas, descubrirlas. Y de ahí dejar consignada que hay una existencia, y empezar a trabajar en su conservación. Es un acervo particular.

Otra, es conocer personajes como el señor Don José Velázquez, que tiene más de sesenta años dedicado a la fotografía. Su estudio fotográfico fue el único en una región, San Juan del Río, que es una ciudad muy importante, más los municipios colindantes como es Tequisquiapan, Bernal, en fin, este hombre, ha hecho sin proponérselo una relación etnográfica de la cultura de toda la región del sur de Querétaro. ¡Es una emoción! Ver estos trabajos, esta acumulación de imágenes que te van dando muchas historias y que te hablan de los procesos económicos, politicos, sociales, te hablan también de los cánones de belleza, del ascenso económico de la población de la región, ves como las mujeres al acudir al estudio fotográfico se arreglaban de determinada manera, pero también ves al fotógrafo que está influenciado por el cine mexicano... hay las influencias, no? Como le pide que se ponga, cómo las acomoda... Hasta las fotografías escolares de los niños que van en su uniforme de secundaria... pueden acercarse al estudio que todavía tiene, que su peine, que su gel, en fin, que tienen una serie de elementos que ayudan a cumplir con lo que se pide en las escuelas para que la fotografía sea aceptada.

Ha sido un placer también tratar con los jóvenes que vienen a solicitar el espacio, ver sus obras, algunos de ellos muy jovencitos, otros ya más consumados y hacer el esfuerzo con mis compañeros, somos poquitos, Daniel, Miguel Ángel, Analí, de darles la mejor atención.


Carolina Fuentes: ¿Hay algo que los fotógrafos que desean exponer aquí deben preguntarse? ¿Deben tener cierto número de exposiciones ó cierto número de series?


Guadalupe Zárate: No.

Si pedimos que haya un rigor. Es lo único que solicitamos. Que la gente que viene a exponer, haga una solicitud y nos muestre su obra. No para que la juzguemos, en términos de si es buena o es mala, no nos atribuimos esa calidad de jueces. Pero sí que veamos que por lo menos formalmente las fotos son correctas, que tienen una calidad técnica para que se puedan exponer, es decir, si nos traen fotografías que son inaceptables para una exposición.

Fuera de esto, hemos tenido exposiciones tanto individuales como colectivas. Lo que solicitamos es sobre todo conocer la obra.

Y yo creo que a los jóvenes les hace bien, o a cualquiera que venga, tener una mirada.

Tener una mirada, y con toda nuestra buena intención, porque ésta es una casa de los fotógrafos y estamos al servicio de los fotógrafos.

Nuestro espacio es pequeño y a veces tenemos ya el calendario saturado, la gente tiene que acomodarse a las fechas para poder programar el trabajo.

El requisito es hacerlo formalmente, mediante una carta, y traer muestras de su obra.


Carolina Fuentes: ¿Tiene el Centro Queretano de la Imagen algún sistema para recibir propuestas? ¿Cómo funciona este proceso?


Guadalupe Zárate: Bueno, generalmente nos conocen por las redes sociales. Ahí viene nuestro correo electrónico, nuestro teléfono. Y es muy sencillo y muy directo. Realmente no hay muchos intermediarios entre el solicitante y nosotros, es todo muy expedito. Estamos siempre abiertos a recibir a la gente, nuestra única limitante es que nuestro espacio es pequeño y que hay una programación de trabajo.


Carolina Fuentes: ¿Cómo encuentran trabajo nuevo, nuevos artistas? ¿Cómo se mantienen actualizados en lo que están haciendo los fotógrafos aquí en Querétaro?


Guadalupe Zárate: Una cosa muy buena, es que gracias a las inauguraciones y a las exposiciones, pues se acercan. Y vamos conociéndolos directamente. Algunos, sobre todo los de mayor edad y con un amplio trabajo, ya los conocía previamente, no a partir del Centro Queretano de la Imagen, pero porque son fotógrafos locales que tienen más de treinta años funcionando. Ya más o menos conocemos su obra, su estilo, sus momentos, ya estaban digamos que en un directorio. Y ese directorio se va ampliando cada vez que se nos acercan, por fortuna, se nos acercan bastantes. A veces también, recorremos las exposiciones de fotografía que se dan en otros espacios en Querétaro: en la Galería Libertad, en el Museo de la Ciudad, vamos conociendo obra, vamos conociendo fotógrafos y eso es muy importante; desgraciadamente hay pocas publicaciones que se puedan consultar para el caso de Querétaro y ese es uno de nuestros objetivos institucionales, generar publicaciones para que se pueda tener un conocimiento más sistemático de lo que es la fotografía en Querétaro.


Carolina Fuentes: ¿Qué tipo de trabajo les interesa descubrir ahora? ¿Ha cambiado ese interés con los años, desde que empezó en Centro Queretano de la Imagen hasta ahora?


Guadalupe Zárate: Realmente tenemos tres años, hemos estado poco tiempo en este proceso. Y te puedo decir que por fortuna tenemos diferentes formaciones y vocaciones quienes integramos este grupo de trabajo. Una de las cosas que me llama muchísimo mi atención y a veces es muy controvertible, es la aplicación de las técnicas que van saliendo. Tanto lo que se puede hacer con determinado tipo de lente o determinada forma de impresión, esto que se hace mucho en nuestros días, que una parte del proceso es totalmente fotográfico pero que después le metes otro tipo de proceso y el resultado es otra cosa, incluso a veces, yo dudo si esa es una fotografía o no. Me gusta mucho, claro, me gusta también la fotografía formal, como platicábamos ahorita de Graciela Iturbide, me fascina, de Álvarez Bravo, pero por supuesto. Es lo bonito del arte, que una etapa no elimina a la otra. En el arte no hay progreso, sino que tú puedes admirar los fotógrafos del siglo XIX y los del siglo XXI sin entrar en ningún tipo de contradicción. Aquí si me gusta mucho el fotógrafo que experimenta, me gusta mucho porque la imagen aparentemente puede ser lo más convencional, pero la forma en la que lo trabajó es lo que le da una diferencia. Y he de decir que a veces no siempre están bien logradas. En lo personal, me llama mucho la atención cuando experimentan, no solamente los jóvenes, también los que empezaron con la análoga, entran a la digital ya como fotógrafos hechos se puede decir, y empiezan a hacer ese ir y venir entre una y otra y lo que ven muy conveniente en la análoga o la digital. Si me llama la atención en lo personal, y por fortuna somos varios, entonces vamos buscando diferentes cosas, y comentamos y nos enriquecemos con cada imagen nueva que tenemos oportunidad de ver.


Carolina Fuentes: Esta pregunta es un poco compleja, porque se puede definir en un término amplio, pero ¿Qué considera usted cómo fotografía artística? ¿Cómo la definiría?


Guadalupe Zárate: Para mí esta es una excelente pregunta, porque soy de lo más ecléctica que te puedas imaginar.

Yo he encontrado esto que podríamos decir estético, tanto en gente muy joven, que son sus primeras imágenes, como en las fotografías antiguas que tuvieron la etiqueta de arte o fotografía de arte.

Te repito, soy muy ecléctica. No creo que se defina únicamente por la intención. Por decir, ¿cuál es la fotografía de arte? Aquella en la que el fotógrafo tuvo la intención de hacer arte. Pues si, pero hay fotógrafos y yo lo he visto, por ejemplo los fotógrafos de estudio, los fotógrafos de prensa, que no es su objetivo y sin embargo, logran imágenes totalmente estéticas, se dio el momento, la luz, todo se combinó para que saliera una imagen con todos los atributos de estética. Puede ser muy flexible mi conceptualización de lo que es la fotografía de arte, no?

Si es importante que el fotógrafo sepa lo que está haciendo y me diga, esta es mi producción de arte. Fotógrafos que se han dedicado a la fotografía comercial y llega un momento en que dicen ahora voy a hacer mi fotografía; a veces sí es muy diferente, a veces yo no los veo tan diferentes. No puedes ser esquizofrénico, de que tengas una personalidad cuando haces fotografía de publicidad a cuando haces fotografía de arte, además tu ves muchísimas fotografías de publicidad, ¡son hermosas! Por eso repito, soy ecléctica en este asunto.


Carolina Fuentes: Cuando busca o ve el trabajo de diferentes artistas que llegan al Centro Queretano de la Imagen, ¿cuáles son las cualidades que le son importantes en el fotógrafo?


Guadalupe Zárate: Por fortuna, nos dividimos el trabajo. Analí sobre todo se ocupa de la parte formal y técnica. Yo me voy con el contenido. El contenido no necesariamente tiene que ser de una manifestación, no es ese tipo de relevancia lo que me atrae, está la obra por ejemplo, de Mauricio de la Vega, que son dos piezas, me fascinó. Yo creo que varía, todos tenemos digamos que referentes a veces muy complejos, yo digo que hay gente que tiene pues como muy retorcidos porque si le buscan. Y yo en ese sentido creo que soy más sencilla, confío además mucho en la gente que trabaja conmigo, confío mucho en su criterio, no nada más es lo que yo vea y lo que yo diga. Yo de antemano acepto que mi visión es limitada. Ahora, hay imágenes que en seguida las ves y todos coincidimos, desde el primer acto. La ves y dices esta es una fotografía que está bien hecha, bien plasmada, es correcta y te transmite cosas. Y los formatos son muy diferentes, porque hemos tenido quienes combinan técnicas antiguas y que las están haciendo en nuestros días, es decir, cosas que se dejaron de usar que son del siglo XIX, pero me gusta esta parte de la experimentación. Pero no es nada más el experimento por el experimento porque el que viene, viene a ver fotografía, no viene a ver técnicas fotográficas.

Lo que vemos aquí, lo que nos llega, es diverso y el contenido es lo que a mí me jala. Por fortuna hay otros miembros del equipo que son más rigurosos en la parte técnica, formal y demás. Pero a mí, si me aparece un retrato contundente, donde la personalidad del retratado se sale de... no me estoy fijando si el contorno, si esto o lo otro, y por fortuna los demás están muy conscientes y generalmente coincidimos. Es muy difícil que algo que está muy mal hecho te atraiga.


Carolina Fuentes: Pienso mucho en la cantidad de imágenes que se producen, que es una infinidad, y particularmente en cómo esto afecta el trabajo de los artistas emergentes. Entonces, ¿cree usted que los artistas jóvenes ven demasiado trabajo de otros, y si eso es parte del problema de que se distraigan y no estén tan seguros de qué dirección seguir o qué estilo tomar?


Guadalupe Zárate: Primero, yo creo que cualquier persona debe asumir que está en proceso de aprendizaje, desde que nace hasta que se muere. En ningún momento, nadie, en ninguna profesión, puede sentirse que ya terminó su proceso de aprendizaje, que ya es un maestro o que ya es un experto. Yo creo que eso es una tontería.

Siempre estamos en un proceso de transformación, a veces no para bien, pero estamos en un proceso de transformación. Y una de las cosas que yo he notado aquí, sobre todo en los jóvenes, es que le entren a la análoga.

En todas las artes hay un proceso. Si tu te metes a la academia de pintura, pues tienes que empezar con el lápiz y dibujar a los modelos clásicos. Yo siento que empezar con la cámara digital porque es lo que tienes ahorita, está bien, es correcto. Pero que en un momento de tu formación, debes decir, bueno, voy a ver la foto análoga. Primero, la cámara pesa más. Yo he tenido aquí jóvenes con los que he trabajado porque hemos conseguido un intercambio con Carl Zeiss y los objetivos. Estos objetivos hacen la cámara más pesada. Entonces, hacer la foto a la que estaban acostumbrados, no pueden, les salen mal, porque no mide igual su físico el peso de la cámara al apretar el botón.

Yo les diría que se pongan estos obstáculos, que no lo son, de tener cámaras más pesadas, lentes con mayor precisión, porque eso les va a hacer considerar mejor el momento fotográfico, el momento del click. A veces ponerse a prueba es terrible, porque pudiste haber tenido y estar muy satisfecho de ti mismo, de que ya, dices, no pues ya es un buenazo, de cien cincuenta te salen perfectas, no?

Pero cuando tu cambias y te das cuenta que tienes que re-aprender desde el peso de la cámara, yo creo que eso es muy importante para los jóvenes que reconsideren trabajar la análoga. No para que se dediquen a la análoga, sino como parte de un proceso de aprendizaje.


Carolina Fuentes: Y finalmente doctora, ¿qué consejo le ofrecería a las personas que quieren exponer aquí o que quieren tener un vínculo con el Centro Queretano de la Imagen?


Guadalupe Zárate: Pues que acudan con nosotros, estamos aquí a su disposición.

Y que tengan paciencia para exponer. Paciencia, porque tenemos límites de espacios y fechas.

Únicamente es que se acerquen y pues bienvenidos.


© 2020 CAROLINA FUENTES​

  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon